Del digïtus a lo digital

Nuestra historia evolutiva está estrechamente relacionada con lo digital. Podríamos considerar que empieza en lo digital y termina, al menos por el momento, en lo digital.

Hoy en día, en la era de la comunicación, por razones obvias tendemos a asociar directamente la palabra digital al desarrollo de las tecnologías que se sustentan sobre la base de ese sistema. Pocas veces reparamos ya en su acepción primigenia, la que hace referencia a los dedos. No en vano, la etimología de dígito indica que proviene del latín digïtus, que significaba dedo. Me resulta curioso como entre estas dos maneras de entender lo digital podríamos trazar un esbozo del proceso evolutivo del ser humano y plantearnos una seríe de preguntas sobre su futuro.

Hace más de dos millones de años el homo habilis comienza a destacarse de otros primates, de tal forma que podemos considerarlo uno de los primeros representantes del género humano. En gran medida esto puede ser explicado debido a que por aquel entonces los enormes cambios climáticos traen consigo transformaciones en la anatomía de la mano de algunos primates, dando lugar a esta especie. El pulgar oponible unido al aumento de tamaño de este dedo y al decrecimiento del resto de dedos de la mano, supone la posibilidad de realizar con una mayor precisión lo que se conoce como la pinza digital. Sigue leyendo

Mi mapa mental de las RRSS

Este es mi mapa mental sobre las redes sociales. Derivado de la dialéctica mantenida en twitter con mis compañeros del Máster Redes Sociales UNED, en la asignatura Principios de la Comunicación Digital, usando estos 4 hashtags (#Interacción, #Motivación, #Contaminación e #Invansión)
He querido enmarcar la dialéctica sobre los hashtags elegidos en un contexto sin el cual dificilmente podría tener sentido.
Al principio pensé que lo haría relativamente rápido, pero al final me he descubierto a mí mismo inmerso de pleno en un proceso introspectivo de bastantes horas.
De la mente al boceto. Del boceto a la información recibida estos días desde el exterior. De los materiales y las reflexiones compartidas a la herramienta que le ha dado forma. Hasta que de pronto, por fin, observo curioso plasmada una imagen de relaciones que se parece bastante a la idea que tengo en la cabeza. Una imagen que dice algo de lo que he aprendido y también de mí mismo. Una imagen que por dinámica que pretenda ser, no puede ser más que una una foto estática de unos procesos mentales que continúan desde este preciso instante su evolución.
Pero tengo que decir que me gusta su forma final. Esa especie de Yin Yang diseccionado, abierto en canal para encontrar una suerte de figuras poliédricas en su interior.

Pincha sobre la imagen para navegar por el mapa mental

//

//