Neuromarketing y Escuela

Este artículo forma parte de una serie de tres cuya finalidad es esbozar la tesis de que la poderosa relación existente entre aprendizaje y emoción, está siendo infravalorada e infrautilizada en determinados ámbitos de la comunicación social. Entre los cuales el sistema educativo institucionalizado sería el caso más flagrante.

Si en el anterior escrito, “De Spinoza, Damasio, emociones y neuromárketing” (leer), explicábamos brevemente la teoría neurobiológica de los sentimientos de Antonio Damasio, para evidenciar desde una perspectiva científica el poder que las emociones tienen sobre muchos de los procesos psicológicos básicos considerados tradicionalmente como plenamente conscientes. En éste desarrollaremos un poco más la idea de cómo dicho conocimiento, que viene siendo aplicado con incuestionable éxito en disciplinas como el marketing, no tiene prácticamente por el momento incidencia alguna en las escuelas. Sigue leyendo

De Spinoza, Damasio, emociones y neuromarketing

Hace tiempo leí En busca de Spinoza. No es un libro de filosofía, aunque casi inevitablemente hay retazos en los que el autor practica sus reflexiones ampliadas, al mismo tiempo que su lectura sirve de trampolín filosofal para aquel que se adentre en sus páginas. Está escrito por el consagrado neurólogo Antonio Damasio, un hombre que es una  autoridad al máximo nivel en su disciplina y puede ser considerado un referente básico de la ciencia contemporánea. En este libro que lleva como subtítulo Neurobiología de la emoción y los sentimientos, Damasio va construyendo con la minuciosidad, paciencia y precisión del mejor orfebre, una explicación sobre la naturaleza de la conducta y el pensamiento humano, sustentada en la idea de que en la base de ambos se encuentran las emociones. Gran admirador de Spinoza toma como inspiración el trabajo de este filósofo -único en su género y en su tiempo- cuando postula la influencia de los afectos sobre el raciocinio. Sirviéndose de dichas ideas, el neurólogo de origen portugués detalla como el sustrato biológico estaría mediatizando incluso los pensamientos que tendemos a considerar más objetivos, lógicos o racionales.

Sigue leyendo