NARRATIVAS EN DERREDOR…… -apuntes para una Educación 2.0-

VERSIÓNβ

La vida, como comentario de otra cosa que no alcanzamos,

y que está ahí al alcance del salto que no damos”

Rayuela,

Julio Cortázar

                                                      

      Primera parte        

NARRATIVAS EN DERREDOR

Somos seres narrativos

Nuevas formas de contar historias

Recuperar algunos visionarios planteamientos

Breve historia de las narrativas no lineales

Somos seres narrativos. Relacionamos nuestras experiencias personales con la cultura otorgando significados. Paradójicamente intentamos encontrar un lugar personal en el mundo, acomodando nuestros modos de sentir y de pensar a una visión previa determinada por los otros, por el grupo social. Por esto representamos nuestras vidas y las de los otros en forma de narración. Escuchar y contar historias -la de uno mismo, la del mundo, la de los demás- se define así como elemento constituyente de la propia naturaleza humana.

Las leyendas y textos sagrados de todas las culturas comparten esencialmente el papel de proporcionar una explicación y dotar de sentido vital a la existencia de las personas que de ellas forman parte. Los procesos de configuración cultural están fundamentados y cohesionados intergeneracionalmente por relatos. Este hecho impulsará un proceso socializador que condicionará en buena medida la construcción de las identidades individuales. De lo que se desprende que, dichas identidades, quedarán estrechamente ligadas a la vertebración idiosincrática resultante a la propuesta colectiva planteada a través de esos relatos.

Por tanto, la competencia para con lo narrativo podrá considerarse un síntoma de madurez que predispone para una mayor comprensión de los fenómenos del entorno. No por nada, Peter Pan quería que Wendy volviese a la Tierra de Nunca Jamás con él, para que enseñase a los Niños Perdidos a contar historias y así pudieran crecer.

Nuevas formas de contar historias se presentan cada vez más como habituales de ese entorno al que hacemos referencia. Narrativas no lineales se acentúan de manera transversal en los medios. Una forma de contar historias caracterizada por romper los convencionalismos espacio-temporales tradicionalmente asociados a la narración. La fórmula clásica “planteamiento-nudo-desenlace” se ve revolucionada por narrativas que proponen la alteración del orden cronológico del discurso y simultanean diferentes formatos.

Sin embargo, estas complejas variaciones en la presentación de contenidos o acontecimientos, no son sinónimo de un desbarajuste anárquico sin intencionalidad de sentido. Observamos como existe a menudo una especie de causalidad circular, a veces se muestran los efectos antes que sus causas, se juega con las interrupciones, con los cambios de escenario, etc. Pero el espectador contemporáneo responde ante ese aparente alogicismo, para terminar por asignar los significados pertinentes. Se trata de una narrativa que parece andar haciendo equilibrios en la cuerda floja pues precisa de la actividad del receptor para cerrar sentidos, pero al mismo tiempo se entrega a él en la certeza de que ello ocurrirá. Como el equilibrista que cruza confiado a sabiendas de que abajo está la red. Una red que bien podría ser el equivalente al tejido de significados compartidos que definen el hecho cultural. Retículo sin principio ni final en el que apoyamos nuestra construcción de conocimiento sobre el mundo.

Los nuevos medios electrónicos y especialmente el desarrollo de las tecnologías de comunicación digital, suponen el escenario ideal para la proliferación de estos recursos narrativos que, como veremos en seguida, tienen su origen analógico en las artes y las letras.

La no linealidad se impone en la navegación por internet, en las relaciones a través de las redes sociales, en los videojuegos, en el cine, en los discursos comerciales, etc. Observamos una presencia cada vez más intensa de estas formas narrativas en la sociedad y vemos como son potentes generadoras de aprendizaje. Parecen aprovechar las posibilidades de los modos de procesamiento multisensorial a la par que implican y motivan a los sujetos convirtiéndolos en diseñadores participantes.

En cierto sentido las herramientas tecnológicas posibilitan un modo de narración que trasciende las limitaciones de lo textual, de tal forma que pudiera considerarse que logra una mayor aproximación al modo de relación natural de la mente humana con la realidad. El hipertexto conlleva interacción, propicia percepciones multimodales, y representa un recurso muy potente para expresar jerarquías conceptuales dispuestas en red que permiten viajes de ida y vuelta entre nodos.

Recuperar algunos visionarios planteamientos como los de Marshall McLuhan resulta interesante llegado este punto. McLuhan a lo largo de su obra consideró que todo medio tecnológico suponía la extensión de alguna cualidad humana. Pero lejos de conformarse con esa afirmación unidireccional, entendió también que “formamos nuestras herramientas y luego estas nos forman a nosotros”. Por tanto se puede decir que al mismo tiempo que, tecnología mediante, el hombre extiende sus cualidades, estas sufren ciertas transformaciones derivadas del uso de dicha tecnología. Al hablar de trasformaciones McLuhan estaba haciendo referencia también a efectos psicológicos en los modos de percepción, procesamiento y expresión.

Merece la pena traer aquí y ahora el concepto de El Paréntesis de Gutenberg. Alejandro Piscitelli tomando una idea de Lars Ole Sauerberg nos habla de que la invención de la imprenta, supone un paréntesis entre dos formas de oralidad históricas. Esa es la tesis que se recoge en The Gutenberg Parenthesis Research Forum . Resumiremos que con la llegada de la imprenta las condiciones para la comunicación y el acceso al conocimiento cambiaron radicalmente en función de unas posibilidades de difusión del texto escrito hasta entonces impensables. Este cambio no sólo afectó al aspecto material de divulgación de la información, sino también a la propia naturaleza de los procesos cognitivos. ¿Hasta qué punto el libro impreso sirvió para centrar nuestra atención, promoviendo un pensamiento profundo más individualista? ¿Hasta qué punto la web suscitaría el empleo rápido de múltiples sentidos y la creación comunal? ¿En qué medida afectan estas dinámicas inherentes al medio realmente al cerebro humano? Preguntas éstas y otras muchas, que vendrían a ejemplifican de alguna manera aquello a lo que nos estamos refiriendo al hablar de transformaciones en procesos psicológicos básicos.

Pero, concretando en relación al tema que nos ocupa, según esta teoría el libro ha sido considerado históricamente el portador de la autoridad. Hasta la imprenta, el libro fue un medio reservado a unos pocos, este invento supone su popularización y su generalización como medio de comunicación colectivo. Lo que sostienen quienes están detrás de la idea del paréntesis de Gutenberg, es que la presencia constante en los textos de parámetros transitivos fuertemente determinados, genera modos de pensamiento con tendencia a definirse dentro de ese marco. Y entonces cabe la siguiente pregunta. ¿Hasta qué punto los esquemas y recursos narrativos que poseen los lectores de textos tradicionales echan en falta esta orientación del discurso? ¿Se ve resentida la pericia para dar sentido a la información discontinua y fragmentada obtenida a través de un entorno digital y en red?

Aunque las respuestas a estas preguntas queden aún en el aire, lo que sí parece estar fuera de toda duda es que las estructuras narrativas textuales, han sido histórica y predominantemente lineales. Sin embargo, las características de las narrativas precedentes al texto, fundamentadas en la transmisión de la información a través de la imagen y la oralidad, no lo fueron tanto. Más bien vendrían caracterizadas por un estado líquido de conversaciones no necesariamente lineales. Esto es algo parecido a lo que sucede con las narrativas digitales contemporáneas de las que venimos hablando.

Por eso para evitar caer en el reduccionismo, habrá que señalar que no se trata de un asunto que podamos limitar exclusivamente a la cuestión de los medios tecnológicos. De la misma forma que en la actualidad el libro se presenta como una opción más entre la gran cantidad de modos diferentes de comunicación, estos nuevos modos conviven también ambas formas narrativas. Lo lineal no está supeditado al formato textual, como tampoco éste es incompatible con lo no lineal. Para entender esto mejor acabemos esta primera parte por el principio. Acompáñeme en este fugaz viaje a través del tiempo.

Breve historia de la narrativa no lineal. Ya en las pinturas de las cavernas o los jeroglíficos egipcios se deja entrever ocasionalmente, lo que tal vez pudiéramos interpretar como un intento de captar el propio pensamiento humano a través de sus múltiples conexiones y relaciones. Se observa desde los albores del arte un interés por jugar con el orden y con el ritmo. Ejemplos posteriores como la codificación de las leyes hebreas en oriente medio aplicando recursos no lineales, o los palimsestos –pergaminos antiguos sobre los que se ha escrito más de una vez-, son en cierta forma vestigios de este tipo de estructuras narrativas.

Pero es sin duda la novela del S.XVIII, de Lawrence Sterne, Vida y opiniones del caballero Tristram Shandy, la que marca un antes y un después en el género. Una obra estructural tremendamente libre en la que el narrador no sigue un orden y en el que se emplean recurrentemente recursos gráficos (cambios de tipografía, una página en negro, asteríscos, espacios en blanco para que el lector participe, etc).

Más tarde llegarán las revoluciones del S.XIX y con ellas el surgimiento de las grandes metrópolis. Una nueva cultura de experimentación que trae consigo cambios estéticos y que las distintas artes comiencen a fusionarse (fotografía, pintura, literatura, etc).

En el S.XX se produce una eclosión de narrativas no lineales. La lista de responsables e implicados es inabarcable aquí. A mediados de siglo las vanguardias artísticas (surrealismo, expresionismo, cubismo, etc), la filosofía postmodernista (Deluze y Gauttari, Derrida, Foucault, etc) y también en ciencia la expansión de la Física Cuántica, la Teoría del Caos o el Principio de Incertidumbre de Heisenberg; coinciden en replantearse la objetividad del lenguaje, cuestionar el pensamiento tradicional y los procesos perceptivos de tiempo y espacio como verdades absoluta. Sentando los cimientos de un perspectivismo hipercomplejo como generador de sentidos que tendrá ecos literarios en los infinitos laberintos y espejos superpuestos de Borges, las alteraciones del orden del discurso de Cortázar, los texto de lector único de Joyce o los flujos de conciencia circulares con los que juega Proust.

Estos modelos de pensamiento traen nuevas formas de comunicación que se expanden íntimamente ligadas al desarrollo de las computadoras y redes informacionales. A finales de siglo Quentin Tarantino sorprende a propios y a extraños con su película Pulp Fiction en la que distintos episodios y flashbacks se entrecruzan. Su éxito supone el que posteriormente surjan cantidad de trabajos cinematográficos inspirados en la narrativa no lineal que presenta el film.

Y llegamos por fin a este comienzo del S.XXI en medio del torbellino que supone toda la actividad de la web 2.0, la convergencia mediática, los videojuegos interactivos y en definitiva todo ese conjunto cultural y artístico representado por una narrativa digital en claro avance en todos los espacios.

En esta historia de aceleración progresiva, una vieja conocida va quedando rezagada. Como hemos visto, desde el siglo pasado nuevas concepciones para contar el mundo se multiplican de manera exponencial y se funden, tomando el concepto de Henry Jenkins, en un universo transmediático. Esta vertiginosa realidad basada en hipermediaciones, demanda también nuevas formas de abordar el proceso formativo. Hace tiempo que la vida y el pensamiento miran desde el retrovisor a las escuelas. ¿En qué momento se paró el reloj de la institución escolar? ¿Padece la escuela el síndrome de Peter Pan? ¿Qué papel desempeñan estas nuevas formas narrativas de las que venimos hablando en relación a una Educación 2.0?

En un ensayo titulado Sobre el lugar de la narrativa en la enseñanza, Philip W.Jackson revela que los relatos tienen: una función epistemológica y una función transformadora. La primera se relaciona con el hecho de que éstos encierran un saber que se considera valioso en la sociedad, lo que convierte en una necesidad su presencia en la educación. La segunda, la transformadora, tiene que ver con el papel de los relatos en el logro de objetivos trascendentales, más allá de esos saberes, es decir y citando al propio Jackson, “lo que queremos que los estudiantes sean como seres humanos”.

Si como hemos comprobado nos encontramos inmersos en un entorno donde las narrativas digitales se han revelado como una nueva, potente y extendida forma de comunicación, no conocer sus dinámicas y entresijos nos deja desnudos frente al mundo.

Parte contratante de la primera parte

APUNTES POR UNA EDUCACIÓN 2.0

Utopías y distopías

Navegando en el caos

Alfabetización mediática, una necesidad

Neurociencias, el valor añadido

Desvelando narrativas de poder

El acto creativo es un acto reivindicativo

EPÍLOGO como Brainstorming:

Al ser esta una versión Beta, este índice ulterior representa un compromiso de desarrollo 2.0 y adquiere un contrato de alizanzas discursivas con la primera parte.

Utopías y distopías:

-Cloutier es una realidad. Recuperamos los sueños de otros visionarios Freinet, Ferire, Dewey.

-Conectando con Siemens.

-Atención a la ciencia ficción. Ciberpunk. “Alta tecnológia y bajo nivel de vida”

Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tanhauser… todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia” Roy Batty (Blade Runner, 1982).

Navengando en el caos:

-Desarrollar la Teoría del Caos en relación a las narrativas contemporáneas. La realidad se comprende y se explica simultáneamente desde todas las perspectivas posibles. “El conocimiento es navegar en un océano de incertidumbres a través de archipiélagos de certezas” Edgar Morin

Alfabetización mediática, una necesidad:

-La era de la comunicación. Los relatos están en los medios. Un cuestión de interpretar-

expresar. “El medio es el mensaje” “El medio es el masaje” Marshall McLuhan.

Neurociencias, el valor añadido:

-Avances de esta disciplina ¿Cómo procesa el cerebro información? Su relación con las narrativas digitales. Aplicaciones en otras disciplinas, el neuromarketing.

-La importancia del estudio de las emociones y del desarrollo de una semiótica afectiva.

Desvelando narrativas de poder:

Foucault una nueva forma de entender el poder y el discurso. Mattelart y la tecnología como estrategia de poder geopolítico. Nuevos lenguajes, el código en Lessig y el movimiento del software libre.

-La cuestión de los Mass Media y los Social Media. Hibridaciones y confrontaciones.

-La ideología subyacente en las narrativas. Empowerment ciudadano vs. Sociedad de control.

El acto creativo es un acto reivindicativo:

-La creatividad en la base del sistema.

-La necesidad de educar en la competencia narrativa.

-Desarrollar el concepto de “acto creativo” de Deluze y ponerlo en relación con lo anterior.

.

.

BIBLIOGRAFÍA y WEBGRAFÍA:

-APARICI, R. (coord.) (2010): Educomunicación: más allá del 2.0. Barcelona: Gedisa.

-APARICI, R. (coord.). (2010): Conectados en el ciberespacio. Madrid: Uned.

APARICI. R. (1999): Mitos de las nuevas tecnologías y de la educación a distancia.(online) Temas de Debate. www.uned.es/ntedu

-FORO DE INVESTIGACIÓN EL PARÉNTESIS GUTENBERG. Documento de posicionamiento: Impresión, libro y cognición. (online): Instituto de literatura, medios de comunicación y cstudios culturales. Universidad del Sur de Dinamarca (20/7/2010) http://www.sdu.dk/en/Om_SDU/Institutter_centre/Ilkm/Forskning/Forskningsprojekter/Gutenberg_projekt

-GIL VROLIJK, C (2002): Estructuras no lineales en la narrativa. Literatura, cine y medios electrónicos.(online) Monografía de Grado para optar al título de Magíster en Literatura. Universidad de Bogotá. http://nolineal.org/dibujo/Articulos/NuevasNarrativas.pdf

-JENKINS, H (2008): Convergence Culture. La cultura de la convergencia de los medios de comunicación de masas. Barcelona: Paidós.

-MCEWAN, H.J Y KERAN, E. (comps). (1998): La narrativa en la enseñanza, el aprendizaje y la investigación. Buenos Aires: Amorrortu.

 -MCLUHAN, M. (1996): Comprender los medios de comunicación. Barcelona: Paidós

 -MCLUHAN, M. y FIORE, Q. (1997): El medio es el mensaje. Barcelona: Paidós.

-PISCITELLI, A. (14/8/2010): Narrativas no-lineales [Entrada de blog] Recuperado de: http://www.filosofitis.com.ar/2003/06/30/narrativas-no-lineales/comment-page-1/

SCOLARI, C. (2008): Hipermediaciones. Elementos para una Teoría de la Comunicación Digital Interactiva. Barcelona: Gedisa.

.

//

//

Un comentario el “NARRATIVAS EN DERREDOR…… -apuntes para una Educación 2.0-

  1. […] VERSIÓNβ “La vida, como comentario de otra cosa que no alcanzamos, y que está ahí al alcance del salto que no damos” Rayuela, Julio Cortázar …  […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s