4 comentarios el “El Rey según McLuhan, una historia de mensajes y masajes

  1. Emilio dice:

    En alguna bibliografia me habia encontrado alguna referencia a McLuhan, lamentablemente las pasaba por alto, no puedo decir que haya leido nada de el. Ahora bien el concepto, o la idea, de que “el medio es el mensaje” me ha resultado fascinante, mas cuando torna el mensaje en masaje.

    Si no he entendido mal la entrada creo que la idea fundamental que se desprende de ella es la de la necesidad impoluta de conservar una imagen por cuanto ella representa por si misma. Es decir, un asunto pura y llanamente estetico. El caso escogido creo que ilustra a la perfeccion el ideario estetico clasico, la imagen lo es todo porque en el fondo, e igualmente en la superficie, no es sino representacion fiel y concisa de lo representado. Un Rey, a este respecto, tiene que cuidar la imagen que se da de el, para ello los medios de comunicacion han jugado un papel fundamental, nos han mostrado un Rey con un estatus que oscilaba entre lo real y lo civil.

    Pero la imagen no lo es todo, o al menos no debiera serlo. Los medios de comunicacion y la Casa Real han mantenido una relacion de sumo cuidado en que se mostraba, cuando se mostraba y como se hacia, o sea: plena manipulacion de las informaciones que se dieran al respecto. Ver los intereses que una estrategia asi pudiera tener creo que podemos sospecharlos todos, pero el idilio no podia ser eterno, en algun momento los intereses de una u otra parte desequilibrarian, como bien has apuntado, la relacion. Habria que mirar quienes, los sujetos, que se estan encargando de romper las relaciones de cortesia con la Casa Real a la hora de hablar de ellos, posiblemente estos sujetos no sean tan objetivos como a primera instancia pudiera parecer. El caso en UK creo que es demoledor, desde las ultimas decadas la Casa Real Britanica se ha visto en mas portadas de revistas y programas de tv que en apariciones publicas, y la gran mayoria de sus apariciones en los tabloides no han sido para alabar sus actos.

    Seria genial releer los “Tres discursos sobre la condicion de los grandes” de Pascal, me parece muy acertado sobre todo el primero de los discursos cuando apunta el autor al referirse a un rey recien coronado que este “Tenía así un doble pensamiento: uno por el que actuaba como rey, y el otro por el que reconocía su verdadero estado, y que no era sino el azar el que le había puesto en el lugar en que estaba. Este último pensamiento lo encubría, y descubría el otro. Por el primero trataba con el pueblo, y por el último trataba consigo mismo… Que si actuáis al exterior con los hombres según vuestro rango, debéis reconocer, por un pensamiento más oculto pero más verdadero, que por naturaleza no tenéis nada por encima de ellos. Si el dictamen público os eleva por encima del común de los hombres, que el otro, el que lleváis escondido, os abaje y os tenga en una perfecta igualdad con todos los hombres, por ser vuestro estado natural. El pueblo que os admira no conoce quizás este secreto. El pueblo cree que la nobleza es uña grandeza real y considera a casi todos los grandes como siendo de una naturaleza distinta de los demás. No le descubráis este error, si así os place, mas no abuséis insolentemente de esta elevación, y sobre todo no queráis desconoceros a vos mismo pensando que vuestro ser tiene algo más elevado que el de los demás.”

    Todo Rey debe tener este doble pensamiento, que igualmente se prolonga en una doble vida, darse cuenta de que un monarca sufre este desdoblamiento es peligroso, por ello Pascal avisa de no descubrir este error, pues el Rey entonces perderia su halo de representacion y unidad al estar igualado al de cualquier ciudadano. El Rey siempre, y necesariamente, tiene que desarrollar su vida, domestica, privada o publica como Rey, jamas deberia “descender”(?) al rango de lo civil, eso le supone un conato de autoregicidio.

    Tenia un profesor en la facultad que decia: “Bien, si os deteneis a observar el papel de La Corona en estos momentos ademas de las funciones meramente simbolicas y protocolarias (que por otra parte son prescindibles en cualquier caso) al Rey solo le queda un ambito de praxis: el de hacer siempre, y continuamente, el ridiculo” A estas alturas, personalmente, suscribo estas palabras.

    Un abrazo Alex!!!

  2. alexsecurs dice:

    McLuhan es complicado y ambiguo. Si investigas por ahí verás que se presta a las más infinitas y variadas interpretaciones. Tenemos desde la versión -más intuitiva- que entiende que con “el medio es el mensaje” se hace referencia a la predominancia de la forma frente al contenido…hasta interpretaciones que se complejizan bastante más y se vuelven difusas. Mira, McLuhan define mensaje como “todo cambio de escala, ritmo o letras que ese medio provoque en las sociedades o culturas”. No creo que simplemente esté tratando de evidenciar que la forma en que se presenta algo es más importante que ese algo. Pretende también poner el acento en cómo el propio canal de comunicación ejerce transformaciones particulares en sus usuarios, que escapan al análisis consciente de estos, al estar inmersos de pleno en el medio. Podría estar tratando de evidenciar un sesgo del pensamiento occidental que tiende a diferenciar contenido y forma, tratando de poner de manifiesto la preponderancia del hecho comunicativo sobre el hecho racional. McLuhan con contenido se está refiriendo no sólo al discurso, sino tb a la imagen…lo que pretende decir es que el propio medio produce un efecto psicológico y físico en la forma de percibir más allá de ese contenido.
    De todas formas, para mí y desde mi punto de vista, la primera interpretación no por obvia e intuitiva desmerece. De hecho creo que precisamente en esa sencillez encierra un poderoso valor que la hace extensa.
    Yo al escribir esto he querido ser también ambiguo y jugar con la amplia gama interpretativa que se pueda dar entre estos dos extremos. Realmente no he querido explicar a McLuhan porque no creo que lo llegue a entender bien…de ahí la broma final con el trozo de la peli de Annie Hall.
    Sin embargo el personaje del Rey me pareció propicio para suguerir y ejemplificar algunos de esos retazos que sí creo entender de McLuhan. Desde la imagen repetida hasta la saciedad que diluye el contenido del discurso, el icono uniformado, que bastó en escenarios anteriores….pasando por el juego de palabras “mensaje del rey por masaje del rey” (en el que se funden en nuestra mente el personaje, el soporífero speech navideño y el medio de comunicación))… hasta llegar a tratar de traer esas interpretaciones más complicadas de McLuhan -que se me antojan valiosísimas para intentar entender la deriva de esta “era de la comunicación”- . Esto último es cuando intento asociar esas vacuas y absurbas excusas últimas, al efecto psicológico del hecho televisivo en sí. El potencial del medio para mutar la escala interpretativa, el ritmo…hacerse uno con el mesaje, traspasarle sus cualidades y moldear la percepción del receptor.

  3. alexsecurs dice:

    ah, y gracias Emilio por tomarte la molestia de leer esto y luego de escribir tus reflexiones, que siempre enriquecen mi articulillos…sinceramente. Otro abrazo

  4. delancray dice:

    Muy interesante tu artículo sobre Mcluhan y también muy interesantes los comentarios. La verdad es que al autor simplemente lo había oído mencionar de pasada, pero a raíz de este artículo ha despertado mi curiosidad sobre su obra.

    Creo firmemente que son actualmente los medios de comunicación los que consolidan a las figuras frente a la opinión pública. La televisión hoy en día por el peso que tiene parece sustituir al arte en la función de contar al pueblo los logros y hazañas de los reyes, caudillos o políticos, ¿qué función sino tienen el arco del triunfo, el palacio real de Madrid o los cuadros desde Velázquez hasta Delacoix? sólo por mencionar algunos.

    De todas formas y tras el famoso debate Nixon vs. Kennedy la importancia de la imagen y la aparición en medios se volvió crucial. No me sorprende el peso de la figura del rey en televisión y su cuidada imagen durante la transición contando con que Adolfo Suárez antes de desempeñar su cargo como presidente del Gobierno fue Director General de Radio Televisión Española de 1969 a 1973.

    Estoy a la espera de ver cómo se van sucediendo los diferentes episodios negativos asociados a la Casa Real (sobre todo el caso de Urdangarín) y ver la reacción de los medios de comunicación españoles. Si la prensa es el cuarto poder parecía adormitada bajo el acogedor abrazo del rey.

    Un saludo!

    @delancray

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s